Cómo jugar al racquetball

Jugar al racquetball

Al jugador que empieza a adentrarse en el mundo del racquetball puede resultarle difícil familiarizarse con sus reglas y técnicas. El racquetball es un juego con unas reglas propias muy específicas. Sin embargo, con el paso del tiempo, el racquetball puede llegar a ser un ejercicio muy estimulante y adictivo para el deportista, sobre todo si se esfuerza en evolucionar con su juego cada día y demuestra competitividad y “fair play”.

Elegir la equipación correcta para jugar al racquetball

En primer lugar, antes de empezar a aprender a jugar al racquetball, es muy importante elegir la equipación correcta. Al comprar tus raquetas de racquetball debes tener muy en cuenta con qué frecuencia e intensidad jugarás, así como tu técnica y si tienes nociones previas. A la hora de escoger la pelota deberás pensar también en cuál es tu estilo de juego y la naturaleza de los enfrentamientos de tus contrincantes.

Con una raqueta apropiada podrás experimentar una mejora en tu juego muy rápidamente, perfeccionando tu potencia y precisión al golpear la pelota, y definiendo día a día tu técnica de tiro.

Las reglas del racquetball

El racquetball se juega en canchas cerradas, de superficies planas. Es un deporte que practican tanto hombres como mujeres y que tiene categoría olímpica.

Las reglas del racquetball también son muy específicas respecto al color de la pista, que debe ser muy claro para permitir a los jugadores ver con claridad la pelota mientras compiten.

El objetivo del racquetball es sumar los puntos necesarios para ganar la partida. Un jugador logra un punto si consigue que el contrario no pueda devolver la pelota o no logre golpearla antes de que bote en el suelo más de una vez. La pelota debe golpear contra la pared delantera.

El racquetball se puede jugar de forma individual o por parejas. Ganan la partida los jugadores que llegan a 15 puntos.

Los servicios son fundamentales en el racquetball, pues constituyen una ventaja para lograr puntos. El jugador que inicia el servicio marca la velocidad y rebote de la pelota y condiciona el resto de golpeos de la jugada. Los puntos sólo pueden ser ganados por el jugador que inicia el servicio.

El racquetball es un deporte ideal para realizar ejercicio físico de forma intensa y quemar calorías. Se trata de un deporte muy completo que puede resultar de gran ayuda para ejercitar especialmente la parte baja del cuerpo y ponerse en forma.